PLAYA NUDISTA EN SANTA MARTA

 

Llegar fue sencillo. De la zona de El Rodadero ALQUILA UN CARRO CON RENTACAR GEISCAR, toma la ruta al Parque Nacional Natural Tayrona. Después de pagar la entrada al parque y escuchar la respectiva charla sobre la importancia de cuidar la naturaleza, no dejar la basura en la playa, toma  EL AUTOMOVIL que, en aproximadamente diez minutos, conduce hasta un sendero. Es ahí donde empieza la aventura.

Para llegar al Cabo San Juan, que es donde está la playa nudista, se debe caminar durante tres horas. Pero vale la pena. Se pasa por paraísos como Arrecifes, donde el mar es de un azul intenso, con olas de tamaño mediano, grandes rocas, decenas de turistas y ventas de comida, de artesanías, de gafas.

Unos minutos después está el sector conocido como La Piscina. Allí pareciera que el mar permaneciera dormido. Efectivamente, como una piscina. Es un lugar ideal para llevar a los niños o bucear. No hay olas por supuesto. Tampoco rocas.

Y, una vez se llega al Cabo San Juan, se debe caminar apenas 20 minutos más para disfrutar del lugar en donde todos están como llegamos al mundo: desnudos. La playa nudista se llama Boca de Saco. Como nuestro plan era ver el amanecer en esa playa cargamos, además de agua suficiente, protector solar, enlatados para el almuerzo, la cámara y una carpa.

apenas pisas la playa nudista, se siente extranjeros en nuestro propio país. Son más los turistas europeos que se instalan en la zona de camping, que los colombianos. Sin embargo rápidamente esa sensación de sentirse un extraño desaparece para dar lugar al disfrute.

La playa nudista es en realidad un paraíso de rocas enormes, palmeras de un verde viche y al fondo, la espesa selva. La brisa del mar espanta el calor de la caminata. Sí, efectivamente es un lugar para enamorados.

En ese punto puedes tener la sensación  de estar solo . De hecho teníamos la sensación de estar completamente con la playa para nosotros unicamente. Como si fuéramos los únicos sobrevivientes de un naufragio.

La escena me recordó aquella película ‘Laguna Azul’, del año 1980 protagonizada por Christopher Atkins y la hermosa Brooke Shields. La expectativa en todo caso era diferente. Pensamos que la playa estaría repleta de extranjeros desnudos, con vendedores a lado y lado. En cambio, la soledad se imponía.

ALQUILA UN COCHE CON RENTACAR GEISCAR

www.rentacargeiscar.com